ⓘ Eddie Chapman. Edward Arnold Eddie Chapman fue un criminal empedernido que se convirtió en agente doble británico - bajo el seudónimo de ZigZag - durante la Seg ..

                                     

ⓘ Eddie Chapman

Edward Arnold Eddie Chapman fue un criminal empedernido que se convirtió en agente doble británico - bajo el seudónimo de ZigZag - durante la Segunda Guerra Mundial. ​ Tuvo varios alias con los cuales fue conocido por la policía británica, entre ellos estaba Edward Edwards, Arnold Thompson y Edward Simpson. Su seudónimo alemán era Fritz o, más tarde, su diminutivo Fritzchen.

                                     

1.1. Biografía Antecedentes

Después de servir en los Coldstream Guards en la década de 1930, Chapman desertó y se convirtió en un experto en cerraduras con las pandillas de Londres en West End y pasó varios periodos en la cárcel por sus crímenes. Tuvo una serie de relaciones con varias mujeres de la alta sociedad londinense para luego chantajearlas con fotografías tomadas por un cómplice.

Fue arrestado en Escocia y procesado por volar la caja fuerte de la sede de la Sociedad Cooperativa de Edimburgo. Una vez que salió bajo fianza, huyó la isla de Jersey, donde continuó su carrera y fue finalmente condenado a quince años de prisión por romper la cerradura de un gran salón de baile.

Inmediatamente antes de su detención, había estado cenando con su amante, Betty Farmer, en el Hotel du Plage e hizo una salida espectacular a través de la ventana del comedor - que estaba cerrada en ese momento -, cuando vio a un policía encubierto venir para arrestarlo por los crímenes cometidos en el Continente.

                                     

1.2. Biografía Registro en la guerra

Chapman estuvo en prisión por robo cuando las Islas del Canal fueron ocupadas por los alemanes, quienes lo reclutaron como agente. Fue entrenado en Francia - en La Bretonnière, cerca de Nantes - y despachado a Inglaterra para cometer actos de sabotaje.

Fue enviado en paracaídas a Cambridgeshire el 16 de diciembre de 1942 y se entregó la policía antes de ofrecer sus servicios al MI5. Gracias al sistema de descifrado de mensajes alemanes, el MI5 tenía previo conocimiento de su misión. ​