ⓘ Convento de Madre de Dios, Sevilla. El Convento de Madre de Dios de Sevilla pertenece la orden dominica y forma parte de la donación realizada por la reina Isab ..

                                     

ⓘ Convento de Madre de Dios (Sevilla)

El Convento de Madre de Dios de Sevilla pertenece la orden dominica y forma parte de la donación realizada por la reina Isabel la Católica a estas religiosas, de una manzana de casas situadas junto la Parroquia de San Nicolás, en plena judería, en uno de los ejes históricos de entrada la zona antigua de la ciudad, dentro del barrio de San Bartolomé.

                                     

1. Historia

La fundación del convento se produjo el año 1472, promovido por Isabel Ruiz de Esquivel, viuda de Juan Sánchez de Huete. En 1495 una inundación del convento, que se encontraba entonces en Triana, motivó la solicitud de ayuda la reina Isabel I de Castilla, que les concedió unas casas de la antigua judería de Sevilla, pertenecientes la comunidad judía.

La remodelación del convento comenzó en el año 1551 siendo objeto de una serie de privilegios por parte de Felipe III que hicieron que un buen número de aristócratas ingresaran en la orden.

En el aspecto histórico, la iglesia del convento puede considerarse como panteón de ilustres personalidades. Las estatuas yacentes de la capilla mayor, debidas a los escultores Juan de Oviedo y Miguel Adán, son las de doña Juana de Zúñiga, viuda de Hernán Cortés, y de su hija Catalina. Se encuentran también los enterramientos de tres bisnietas de Cristóbal Colón que profesaron en el convento y el de Beltrán de Cetina, padre del famoso poeta sevillano Gutierre de Cetina.

                                     

2. Arquitectura

El convento se organiza alrededor de tres elementos fundamentales fechables en el siglo XVI: la iglesia, un pequeño patio que hace las veces de claustro y otro de mayores dimensiones que sirve de jardín.

La construcción de la iglesia, terminada en 1572, se lleva a cabo bajo la dirección de los arquitectos Juan de Simancas y Pedro Díaz de Palacios. Es de las denominadas de tipo de cajón, de planta rectangular y nave única, rematada con cabecera cuadrada y coro alto y bajo a los pies. En su interior sobresalen los artesonados de la nave, de la capilla mayor y del forjado del coro. ​