ⓘ Erik Pevernagie es un pintor belga nacido el 27 de abril de 1939. Hijo del pintor Pevernagie Louis 1904-1970, obtuvo la licenciatura en Filología alemana por la ..

                                     

ⓘ Erik Pevernagie

Erik Pevernagie es un pintor belga nacido el 27 de abril de 1939.

Hijo del pintor Pevernagie Louis 1904-1970, obtuvo la licenciatura en Filología alemana por la Universidad Libre de Bruselas en 1961, y realizó un postgrado en Cambridge. Profesor de Enseñanza Económica Superior, es presidente del Recreative International Centre asociación cultural 1973. Es miembro y académico asociado de la Accademia Internazionale del Verbano di Lettere, Arti, Scienze. Ha protagonizado exposiciones personales en Bruselas, Amberes, París, Berlín, Düsseldorf, Ámsterdam, en el Museo Gilardi de Lucca Italia y exposiciones colectivas en Nueva York.

                                     

1. Las formas y las ideas

Se percibe más la forma que la idea sorprendente y perturbadora del pintor. El pintor parte claramente de una situación de la vida cotidiana. Y es la forma, sí, la forma que llega y descoloca. El cuadro está casi vacío. No hay detalles farragosos. No hay astucias técnicas. Nos damos cuenta de que es el vacío lo que descoloca e inquieta.

                                     

2. Los detalles y el mundo

Son los detalles, los pequeños objetos de la vida que nos rodean y que constituyen el marco a través del cual percibimos el mundo, los que fomentan y estimulan el pensamiento. Son los objetos que en muchas personas a menudo sustituyen al mundo interior.

                                     

3. La estructura del cuadro y las vidrieras

El enfoque artístico de Erik Pevernagie, las exigencias de la composición, la estructura del cuadro con sus líneas transversales y en diagonal, nos recuerdan las vidrieras de las catedrales. Los grandes pináculos de esas catedrales que rasgan el azul del cielo en su búsqueda de Dios. Las relucientes vidrieras, canales de la luz, en el interior de las altas bóvedas que incorporan la fe y la pertenencia al más allá. La belleza de una vidriera suprime todos los pensamientos del mundo físico que envuelve a los hombres.

                                     

4. Citas

"El hombre está en el centro de su obra, la vez integrado en su medio natural, se podría quizá decir absorbido por él y, sin embargo, pareciendo dominarlo, y tanto más cuanto que Pevernagie introduce en sus pinturas graffitis que son testimonio de la soledad del ser humano en el mundo, de su alienación en el tejido urbano". Bénézit, Dictionnaire de référence ​