ⓘ Villa de Santa María de la Victoria. La Villa de Santa María de la Victoria estuvo ubicada en lo que hoy es el estado de Tabasco, en México. Hoy desaparecida, f ..

                                     

ⓘ Villa de Santa María de la Victoria

La Villa de Santa María de la Victoria estuvo ubicada en lo que hoy es el estado de Tabasco, en México. Hoy desaparecida, fue la primera ciudad española en territorio mexicano. Se encontraba en el lugar que ocupó la ciudad maya de Potonchán, capital del reino de Tabscoob, en la margen izquierda del río que los españoles bautizaron como Grijalva a unas leguas de la desembocadura al mar. Se cree que la ciudad de Frontera sea la misma villa.

El conquistador español Hernán Cortés, quien fundó la villa, le puso ese nombre en honor la victoria obtenida sobre los indígenas mayas justo el día de "la encarnación del Divino Verbo".

La "Villa de Santa María de la Victoria" llegó a ser la capital de la provincia de Tabasco, y enclave español desde donde Francisco de Montejo planeó e inició la conquista de Yucatán. Sin embargo, no tuvo un gran desarrollo como otras ciudades coloniales debido a lo inhóspito que resultaba para los españoles vivir en un territorio cubierto de selvas, agua y grandes pantanos, además que en el territorio no existían metales preciosos, por lo que una vez conquistado Yucatán en 1542, Montejo trasladó los poderes hacia la recién fundada ciudad de Mérida.

Los continuos ataques piratas que azotaron la villa durante más de cien años, así como el abandono de la región de parte de las autoridades de la colonia, fueron la causa principal de que a partir de 1557 los habitantes poco a poco fueran abandonando la villa para establecerse en zonas tierra a dentro que escaparan del ataque de los piratas. Lo que obligó a las autoridades españolas a fundar el 24 de junio de 1564 la villa de San Juan Bautista hoy Villahermosa.

El tiro de gracia para la villa vino cuando en el año de 1641 el virrey Diego López Pacheco autoriza que los poderes de la provincia de Tabasco sean cambiados de Santa María de la Victoria la villa de San Juan Bautista, con lo que al paso del tiempo, los últimos vecinos abandonaron definitivamente la villa.

                                     

1. Fundación

La Villa de Santa María de la Victoria fue fundada el 25 de marzo de 1519 por el propio Hernán Cortés, después de derrotar a los indígenas en la que se conoce como la Batalla de Centla, convirtiéndose en la primera población española en México.

Al terminar la batalla, Cortés se dirigió la plaza principal de la ciudad maya de Potonchán en donde se encontraba una gran ceiba árbol considerado sagrado por los mayas, sacó su espada y dio dos golpes sobre el tallo de la ceiba, tomando posesión de estos territorios a nombre de los Reyes de España decretando la fundación de la ciudad.

Posteriormente, Cortés mandó buscar a las autoridades indígenas a quienes les indicó que deberían convertirse al catolicismo y honrar a los Monarcas Españoles, quienes eran los dueños de esas tierras. Y para efecto, se realizó la que fuera la primera misa cristiana del continente, oficiada por Fray Bartolomé de Olmedo, en donde los españoles dieron gracias a Dios por haber triunfado en la batalla y además se procedió a bautizar a los indígenas, así como a 20 esclavas que fueron regaladas a Cortés por el Monarca indígena Tabscoob.

Entre las 20 indígenas estaba una que sería de gran utilidad a Cortés para lograr la conquista de Tenochtitlan. Se trata de Malitzin, conocida como la Malinche que fue bautizada con el nombre de Marina, y quien debido a su manejo de la lengua nahuatl, junto con el maya y el castellano, que pronto aprendió pudo servir de traductora entre los conquistadores y los indígenas mexicas.

Es en la Villa de Santa María de la Victoria en donde Cortés es informado de la existencia de un reino muy grande y poderoso ubicado "hacia donde se mete el sol" en el que había mucho oro y riquezas. Es así como Cortés, ambicioso de encontrar riquezas, abandona la ciudad a las pocas semanas dejando un grupo de soldados españoles para "poblar y pacificar" la región, dejándoles además una gran cruz de madera, así como un estandarte con la imagen de la Virgen María para ser venerada, y parte hacia "Culua" hoy San Juan de Ulúa, Veracruz en busca de las riquezas de las nuevas tierras.

Al poco tiempo de la partida de Cortés, los indígenas se rebelan contra los españoles y destruyen la ciudad.

                                     

2. Reconstrucción de la Villa

Tendría que pasar cinco años, cuando en 1524 en su viaje a las Hibueras, Cortés pasa cerca de la Villa de Santa María de la Victoria y es informado por un grupo de españoles de la precaria situación en la que viven los pocos habitantes, a causa del abandono de las autoridades españolas y la hostilidad de los indígenas, teniendo que vivir atrincherados en la villa y solo salían para robar comida y así poder sobrevivir. Por lo que a su regreso la ciudad de México, en 1525 Cortés envía al Capitán Juan de Vallecillo como encargado de "pacificar" la región, convirtiéndose este, ese mismo año de 1525, en el primer Gobernador de la Provincia de Tabasco.

A su llegada, Juan de Vallecillo encuentra una ciudad semidestruida y a un grupo de españoles viviendo en precarias condiciones, por lo que reconstruye la villa y crea las autoridades, iniciando la lucha por pacificar a los indígenas de la provincia.

Sin embargo, Vallecillo no logra su objetivo debido la gran resistencia de los indígenas, además de caer enfermo y fallecer. Un año más tarde Cortés envía a Baltasar de Osorio Gallegos, quien también fracasa en lograr la pacificación.

Es hasta 1526 en que el Rey Carlos I nombra "Adelantado" de Yucatán, Cozumel y Tabasco al capitán Francisco de Montejo, quien es encargado de pacificar y poblar Tabasco, así como conquistar Yucatán. Montejo se traslada la Villa de Santa María de la Victoria llegando en 1528 con el título de "Alcalde Mayor de Tabasco, y después de numerosas y cruentas batallas, logra por fin en 1537 la pacificación parcial de la provincia, ya que la pacificación total se conseguiría en 1560 al derrotar definitivamente a los aguerridos cimatecos, quienes fueron los últimos tabasqueños en rendirse a los españoles.

En el año de 1530 Francisco de Montejo el "Adelantado" sale a intentar de nuevo la Conquista de Yucatán dejando en Santa María de la Victoria a su hijo Francisco de Montejo y León "el Mozo" con el título de "Alcalde Mayor de Tabasco" como responsable de continuar con las labores de pacificación de la provincia.

En 1537 ante la inestabilidad existente en Tabasco y Yucatán, Francisco de Montejo solicita apoyo de la Corona española, por lo que la Reina Juana I emite una real cédula nombrando a Montejo como gobernador Tabasco, Yucatán y Honduras, por lo que el "Adelantado" se traslada a Honduras para lograr su pacificación.

Estando en Centroamérica en 1539, Montejo consigue para su hijo el Mozo el título de gobernador de Tabasco y le proporciona apoyo económico y militar para continuar con la pacificación de la provincia.

En 1542 Francisco de Montejo logra la Conquista de Yucatán y traslada los poderes de sus nuevos territorios la recién fundada ciudad de Mérida, enviando a su hijo Francisco de Montejo "El Mozo" como Gobernador de la Provincia de Tabasco residiendo en Santa María de la Victoria.

En 1557 comienzan las incursiones piratas en las costas tabasqueñas, asentándose los piratas en la isla de Tris hoy isla del Carmen y convirtiéndose en un verdadero azote para la capital de la Provincia.

En varias ocasiones los piratas saquean, incendian y destruyen la ciudad, sembrando el terror entre sus habitantes, lo que provoca que algunos vecinos se vayan de la ciudad remontando el río Grijalva hasta llegar a un lugar que tenía tres lomas, estableciéndose ahí y nombrándole San Juan Bautista de Villahermosa.

En el año de 1564, llega a Tabasco el español Diego de Quijada y tras remontar el río Grijalva, llega a las tres lomas en donde ya encuentra un grupo de personas que habitaban ahí, y así el 24 de junio de 1564 funda oficialmente la ciudad con el nombre de Villa Carmona. Años más tarde se le cambiaría el nombre por el de San Juan Bautista.

Como los ataques de los piratas no disminuían, es más, se intensificaban, destacando el terrible ataque de piratas holandeses en 1597, quienes saquearon e incendiaron por completo la villa, poco a poco los habitantes de Santa María de la Victoria comenzaron a abandonar la ciudad, y en 1641 el Virrey Diego López Pacheco autoriza el cambio de los poderes de la Provincia de Tabasco, de Santa María de la Victoria a San Juan Bautista, llevándose a efecto dicho acto el 24 de junio de 1642.

                                     

3. Entorno geográfico

La villa de Santa María de la Victoria, estaba construida en un terreno arenisco, en la margen izquierda del río Tabasco al que los españoles rebautizaron como Grijalva, muy cerca de la desembocadura con el Golfo de México, los terrenos eran bajos, así que la villa se encontraba rodeada de agua, por un lado el río, y por los otros lados, terrenos pantanosos, característicos de la zona, y bajo condiciones climatológicas del trópico húmedo.

                                     

4. Infraestructura urbana

Por las condiciones geográficas de la zona, que configuraron un entorno hostil para los habitantes de la villa, la arquitectura, traza e infraestructura urbana de Santa María de la Victoria, no competían con la de ciudades como Mérida o Ciudad Real, tampoco con cualquier otra ciudad del centro de México o el Bajío, sin embarjgo, Santa María de la Victoria tuvo traza, arquitectura y organización urbana propia, y permaneció como el asciento principal de la provincia de Tabasco, durante más de 120 años. ​

                                     

5.1. Etapas de desarrollo Primera etapa: de 1519 a 1560

Es la etapa de fundación y desarrollo. Inicia en 1519 cuando Hernán Cortés después de derrotar a los indígenas en la Batalla de Centla, funda la villa. Posteriormente, la precaria población es destruida e incendiada por los naturales y Cortés después de conocer la difícil situación en que vivían sus habitantes, envió en 1525 a Juan de Vallecillos, quien reconstruyó la villa.

Posteriormente, la población pasó por años difíciles, hasta 1528 en que la llegada de Francisco de Montejo representó el inicio de la pacificación y conquista del territorio, con lo que Santa María de la Victoria, ya sin la amenaza de los naturales, comenzó su lento desarrollo.

También en estos años, es cuando se desarrolla el intenso movimiento mercantil, y la villa comienza su etapa de desarrollo. Sin embargo, este crecimiento, se vería interrumpido en 1557 cuando los primeros ataques piratas hicieron su aparición, convirtiéndose en un verdadero azote no solo para la villa, sino para toda la Provincia de Tabasco.



                                     

5.2. Etapas de desarrollo Segunda etapa: de 1561 a 1640

Este momento fue importante en el desarrollo de la villa, pues los barrios de laboríos y naboríos se desarrollaron en esta etapa. ​