ⓘ Julio Jiménez Muñoz, apodado El Relojero de Ávila, fue ciclista español profesional entre 1959 y 1969, durante los cuales logró 29 victorias, y destacan 5 victo ..

                                     

ⓘ Julio Jiménez Muñoz

Julio Jiménez Muñoz, apodado El Relojero de Ávila, fue ciclista español profesional entre 1959 y 1969, durante los cuales logró 29 victorias, y destacan 5 victorias de etapa en el Tour de Francia, 4 victorias de etapa en el Giro de Italia y 3 victorias de etapa en la Vuelta a España. Siendo un gran escalador, conquistó en 3 ocasiones el Gran Premio de la Montaña en la Vuelta y en el Tour.

                                     

1. Trayectoria

En 1962 fichó por el equipo belga Faema, donde había corrido anteriormente Bahamontes, y comenzó a hacerse un hueco en el panorama internacional. Ese mismo año se proclama campeón de España de montaña, tras enfrentarse en solitario a todo el equipo Kas. ​

                                     

2. En la cima

1966 fue probablemente su mejor año como ciclista. Acudió al Giro de Italia en las filas del equipo Ford, y se hizo con la maglia rosa en la 2ª etapa. Fue líder de la carrera durante once días, pero al final sólo pudo terminar 4.º en la general y 2.º en la clasificación de la montaña. Según cuenta el propio Julio, "En el Giro, en el año que fui de líder durante 11 días, Anquetil me dijo que dejara la maglia rosa para que controlaran otros equipos y luego recuperarla. No le hice caso y me arrepentí porque por eso perdí la carrera". ​ Al Tour acudió como gregario de lujo de Anquetil, sin embargo, una vez que el normando había abandonado la carrera por enfermedad, se vio supeditado a las órdenes de su compañero de equipo Lucien Aimar, mucho mejor situado en la general, y la postre vencedor de la ronda gala.

                                     

3. Tour de Francia

En 1967 Jiménez se fijó como objetivo el Tour de Francia, pero el cambio de normativa, que volvía a instaurar la participación por selecciones nacionales en lugar de por equipos, no le permitió más que terminar en 2ª posición, por detrás del francés Roger Pingeon. ​

A partir de 1968 pasó a ser un importante gregario de la selección española y en 1969 se retiró del mundo profesional.