ⓘ Baltasar Íñigo. Doctor en Teología, era beneficiado de la Catedral de Valencia. Asistía a una tertulia que se reunía en la biblioteca del Marqués de Villatorcas ..

                                     

ⓘ Baltasar Íñigo

Doctor en Teología, era beneficiado de la Catedral de Valencia. Asistía a una tertulia que se reunía en la biblioteca del Marqués de Villatorcas, y en torno a 1686 empezó a congregar en su casa una Academia Matemática con los interesados en esta disciplina, entre ellos personajes tan destacados como Tomás Vicente Tosca y Juan Bautista Corachán, siguiendo el modelo de las sociedades científicas europeas; se conservan algunos apuntes tomados por este último, aunque no actuaba como secretario de la misma. Por eso conocemos que no sólo se debatía sobre matemáticas, geometría o álgebra, sino también sobre física, mecánica, arquitectura civil y militar, balística, óptica e ingeniería. Los nombres en clave de los miembros de esta academia eran Didascalus Íñigo, Euphyander Corachán y Phylomusus Tosca. Esta academia se desplazó luego al Palacio del Alcázar. ​

                                     

1. Obras

No se conserva ninguna obra de Baltasar Íñigo, hombre a los que Corachán y Tosca consideraban su maestro, solamente un cuaderno con anotaciones la segunda edición del Cursus seu Mundus Mathematicus 1680 de Claude François Milliet Dechales y su segundo tomo con glosas de su puño y letra, una tabla de ángulos de refracción, una tabla de alcances en el tiro de proyectiles en función del ángulo de tiro, una tabla de alturas solares y una reseña de un libro de Louis Joblot Descripción et usage de plusieur nouveaux Microscopes 1718. ​