ⓘ Sublevaciones autonomistas de Borges. Las sublevaciones autonomistas de Borges fueron dos intentos del teniente coronel Juan Francisco Borges, en 1815 y 1816, p ..

                                     

ⓘ Sublevaciones autonomistas de Borges

Las sublevaciones autonomistas de Borges fueron dos intentos del teniente coronel Juan Francisco Borges, en 1815 y 1816, para lograr la autonomía de la ciudad de Santiago del Estero y su jurisdicción, que desde 1814 formaba parte de la Gobernación Intendencia del Tucumán como una tenencia de gobierno. Ambos intentos fueron reprimidos rápidamente por fuerzas del gobernador de Tucumán y del Ejército del Norte respectivamente. Finalmente, tras la segunda revolución de Borges, el general Manuel Belgrano ordenó su fusilamiento, que fue llevado a cabo por el coronel Gregorio Aráoz de Lamadrid el primer día de 1817. Borges había declarado a Santiago del Estero como un Pueblo Libre, en sintonía con las ideas federales de José Gervasio Artigas y en contra del centralismo unitario del directorio supremo de las Provincias Unidas del Río de la Plata.

                                     

1.1. Antecedentes Causas territoriales

Desde la creación del Virreinato del Río de la Plata en 1776, la ciudad de Santiago del Estero y su jurisdicción formaban parte de la Gobernación Intendencia de Salta del Tucumán. Luego de la Revolución de Mayo de 1810 y con la consecuente nueva organización territorial de las Provincias Unidas del Río de la Plata, el director supremo Gervasio Antonio de Posadas dispuso el 8 de octubre de 1814 que la Gobernación Intendencia de Salta del Tucumán fuera dividida en otras dos. Una de ellas fue la Gobernación Intendencia de Tucumán, con capital en la ciudad de San Miguel de Tucumán y con jurisdicción además sobre los ciudades de San Fernando del Valle de Catamarca y Santiago del Estero. Esta última, rival histórica de la nueva capital de la intendencia, vio una vez más frustrada su aspiración de ser capital. ​

En enero de 1815, Pedro Domingo Isnardi, exintegrante del Batallón de Patricios Santiagueños y conocido autonomista, asumió como teniente de gobernador de Santiago del Estero. Sin embargo, el gobernador intendente de Tucumán coronel Bernabé Aráoz, envió secretamente a Santiago del Estero a Juan Bautista Paz, en carácter de juez pesquisidor. A raíz de su informe, Aráoz destituyó en abril a Isnardi enviándolo al Fuerte de Abipones y colocó como jefe militar al comandante Antonio María Taboada miembro de la familia Taboada, aliados de Aráoz.

En ese mismo mes se produjo la caída del unitario Carlos María de Alvear al frente del directorio supremo. Este suceso fortaleció los sentimientos autonomistas y federalistas en Santiago del Estero. Los vecinos, con el apoyo de las milicias de la ciudad, realizaron un cabildo abierto. Dicha reunión resolvió el envío de un petitorio al director supremo sustituto, Ignacio Álvarez Thomas, pidiendo la restitución de Isnardi y la autonomía de Santiago del Estero, además de sostenerlo en el cargo:

Álvarez Thomas respondió al cabildo que esperase hasta la reunión del Congreso General del año siguiente en San Miguel de Tucumán, en donde se resolvería la forma de gobierno que conviniera a todos los pueblos.

                                     

2. Primera sublevación

Ante la respuesta de Álvarez Thomas, Isnardi renunció y los aliados de Aráoz entre ellos los Taboada lograron que el cabildo eligiera como teniente de gobernador provisorio a Tomás Juan de Taboada, partidario de Aráoz. De esta manera, quedaba reafirmada la dependencia con Tucumán y Aráoz.

Este hecho desató en la madrugada del 4 de septiembre de 1815 una sublevación en Santiago del Estero encabezada por Juan Francisco Borges, quien con 70 partidarios intimó la renuncia a Taboada en su casa y lo destituyó de facto. Luego convocó al pueblo de la ciudad y, en medio del repique de campanas, fue proclamado gobernador provisorio en la plaza principal. Borges declaró a Santiago del Estero como uno de los Pueblos Libres, colocándose en sintonía con las ideas federales de Artigas. ​

Aráoz retomó el control político y repuso a Tomás Juan de Taboada como su teniente de gobernador, totalmente afín a los intereses de Tucumán.

                                     

3. Segunda sublevación

En Santiago del Estero la impopularidad de Tomás de Taboada motivó su renuncia al cargo de teniente de gobernador a mediados de 1816. A propuesta de Belgrano, el Congreso de Tucumán nombró el 23 de agosto al sargento Gabino Ibáñez como teniente de gobernador y comandante de armas de Santiago del Estero, quien asumió el cargo repudiado por Borges y sus partidarios.

En la noche del 10 de diciembre de 1816 estalló en Santiago del Estero el segundo movimiento revolucionario. Borges apresó al teniente de gobernador Ibáñez y lo envió a Loreto, donde fue entregado al capitán Florencio Avendaño, comandante de armas de esa localidad. Ibáñez respondía al gobernador Aráoz y sus más íntimos aliados, la familia Taboada. Borges asumió el cargo de gobernador provisorio por decisión popular. Lorenzo Gonzebat fue nombrado como su secretario y el capitán Lorenzo Lugones como jefe de milicias. La primera decisión tomada por Borges fue declarar la autonomía de Santiago del Estero. Luego se dirigió al interior de la provincia para reclutar milicias. ​

La Provincia de Santiago del Estero se separaría de Tucumán en 1820. Muchos años más tarde, sus habitantes reconocieron a Borges como el precursor del federalismo y la autonomía santiagueña, considerándolo uno de sus héroes.