ⓘ María Adelaida de Saboya, fue una noble italiana. Era hija de Víctor Amadeo II de Cerdeña y de Ana María de Orleans. María Adelaida de Saboya fue hermana de Mar ..

                                     

ⓘ María Adelaida de Saboya

María Adelaida de Saboya, fue una noble italiana. Era hija de Víctor Amadeo II de Cerdeña y de Ana María de Orleans.

María Adelaida de Saboya fue hermana de María Luisa Gabriela de Saboya, reina consorte de España, como la esposa de Felipe V primer Borbón del trono español y hermano del marido de María Adelaida. Además la madre del futuro Luis XV.

                                     

1. Primeros años

Nació en el Palacio Real de Turín, hija mayor de Víctor Amadeo II de Saboya y de su esposa Ana María de Orleans sobrina de Luis XIV, e hija de Felipe I de Orleans y de Enriqueta Ana Estuardo.

Su difícil nacimiento casi le costó la vida a su madre, de entonces sólo dieciséis años de edad. Como mujer, no era elegible para heredar el ducado de Saboya, debido la ley sálica. Su abuela María Juana Bautista de Saboya-Nemours y el príncipe de Carignano actuaron como padrinos. María Adelaida disfrutó de una relación particularmente estrecha con su abuela y su madre, que, a pesar del protocolo, estaba criando a sus hijos sola, algo bastante inusual entre la realeza de la época.

                                     

2. Matrimonio e hijos

Se casó el 7 de diciembre de 1697 con Luis, duque de Borgoña. Él era el hijo mayor de Luis, el Gran Delfín y de Mariana de Baviera, y segundo en la línea de sucesión de su abuelo Luis XIV de Francia. Tuvieron tres hijos:

  • Luis de Francia 25 de junio de 1704 - 13 de abril de 1705, duque de Bretaña.
  • Luis, duque de Bretaña y Delfín 8 de enero de 1707 - 8 de marzo de 1712.
  • Luis de Francia 15 de febrero de 1710 - 10 de mayo de 1774, duque de Anjou, futuro Luis XV.
                                     

3. Vida en la corte

Conquistó al anciano monarca francés, y la esposa secreta de éste, Madame de Maintenon, la que llamaba familiarmente como "mi tía". También consiguió conquistar a su piadoso marido, formando una pareja feliz. Respetaba también a su suegro, quien apenas apreciaba a su hijo. En resumidas cuentas, fue el lazo de unión de toda la familia real francesa entre 1697 y 1712. Además sus sucesivos partos fortalecieron su posición en la corte, viéndose en ella la futura gran reina.

Le gustaba la fiesta, la caza, los placeres, pero se preocupaba mucho por los desfavorecidos. Su marido le profesaba un gran y apasionado amor, poco dado al cambio: la princesa lo escuchaba, lo defendía contra sus enemigos. Así en 1708, volvió a ayudar a su esposo, calumniado por su poco valor militar. El que más la admiraba era el rey.

                                     

4. Muerte

El 14 de abril de 1711, murió su suegro, y su marido fue convertido en Delfín de Francia y ella en delfina. Pero la joven murió a los 26 años, de un sarampión epidémico que se llevó también a su marido 6 días después, y a su segundo hijo un mes más tarde.

Su corazón fue llevado la capilla de Santa Ana llamada "capilla de corazones" que contiene los corazones embalsamados de 45 reyes y reinas de Francia de la iglesia de Val-de-Grace. En 1793, ante la profanación de la capilla, el arquitecto Louis François Petit-Radel tomó la urna relicario en dorado que contiene su corazón, vendidos o intercambiados contra los cuadros de pintores que buscaban después sustancia de embalsamamiento o "momia" - muy raro y caro - luego famoso, una vez mezclado con aceite, da un esmalte incomparable a las pinturas.