ⓘ José Antonio de Mendoza Caamaño y Sotomayor, tercer Marqués de Villagarcía de Arosa y caballero de la Orden de Santiago. ..

                                     

ⓘ José Antonio de Mendoza Caamaño y Sotomayor

José Antonio de Mendoza Caamaño y Sotomayor, tercer Marqués de Villagarcía de Arosa y caballero de la Orden de Santiago.

                                     

1. Biografía

Nacido en Vegas de Matute en 1667, fue hijo de Antonio Domingo de Mendoza Caamaño y Sotomayor, II Marqués de Villagarcía y II vizconde de Barrantes, y Juana Catalina de Ribera Ibáñez de Segovia y Ronquillo. Su padre fue embajador de Carlos II en Venecia, gobernador de Santiago y virrey de Valencia 1699-1707.

En 1694, casó con Clara de Barrionuevo y Monroy, hija de los marqueses de Monroy y Cusano. La pareja tuvo tres hijos: Josefa, marquesa de Monroy; Rodrigo, marqués de Villagarcía; y Mauro.

Fue el embajador de España en Venecia y virrey de Cataluña 1705. la muerte de su padre en 1713, heredó los mayorazgos pontevedreses de Villagarcía de Arosa, el marquesado de esta denominación y el vizcondado de Barrantes. En 1735, con 68 años, ya anciano y viudo, fue nombrado XXIX virrey del Perú por el rey Felipe V, viajando con él los famosos marinos Jorge Juan y Antonio de Ulloa que formaban parte de la expedición de Charles Marie de la Condamine para medir la línea del ecuador.

Entre 1735 y 1745, tiempo en el que permaneció al frente del virreinato peruano, se ocupó especialmente de mejorar la hacienda y la producción minera. Reprimió las sublevaciones de 1739 y 1742 y, a partir de entonces, trató de controlar la corrupción que, junto con la esclavitud la que en la práctica estaba sometida la población indígena por el sistema de la mita y el incumplimiento de las ordenazas reales, habían provocado las mencionadas rebeliones.

Por otra parte, Caamaño y Sotomayor, teniendo en cuenta el conflicto bélico existente con Inglaterra en la llamada Guerra del Asiento 1739-1748, tuvo que afrontar numerosos problemas defensivos por la presencia activa de los navíos del almirante Anson en las costas del virreinato y del almirante Vernon en el área del Caribe, que llegaron a provocar la caída de Portobelo, en noviembre de 1739, y el saqueo de Paita, en noviembre de 1741. También en las fronteras terrestres tuvo que afrontar algunos conflictos con los portugueses de Brasil.

Después de solicitar su sustitución, falleció durante la navegación de su viaje de regreso a España, dejando una impresión de buen gobierno en el territorio de su jurisdicción.