ⓘ Oville es una localidad perteneciente al término municipal de Boñar, en la provincia de León, al noroeste de España, situado en la Montaña Oriental Leonesa dent ..

                                     

ⓘ Oville

Oville es una localidad perteneciente al término municipal de Boñar, en la provincia de León, al noroeste de España, situado en la Montaña Oriental Leonesa dentro del Parque Regional de Picos de Europa.

                                     

1. Localización

Oville está situado la margen izquierda del río Porma, a 8 kilómetros de Boñar en dirección al Puerto de San Isidro tomando un desvío de 3 kilómetros en la carretera LE-331 la altura de la localidad de Remellán.

                                     

2. Historia

La primera referencia escrita en la que aparece Oville data de 1468 en el Becerro de Presentaciones de la Catedral de León donde se menciona su parroquia como perteneciente al arciprestazgo de Rueda.

                                     

2.1. Historia Pasado trashumante

Desde principios de la edad media Oville se convirtió en un importante puerto de verano para el pastoreo trashumante, de donde parece que tiene origen su nombre; la palabra latina "Ovile" significa redil, que tiene que ver precisamente con el cierre del ganado. El valle de Oville por su geografía, su puerto, su altitud, su clima y sus pastos reunía excelentes cualidades para el pastoreo trashumante durante los meses de verano. En la actualidad siguen existiendo cabañas ganaderas de varios de los vecinos del pueblo.

También en la trashumancia hunde sus raíces una tradición que se venía celebrando en Oville ininterrumpidamente desde hacía siglos: las machorras. Una celebración popular con la que se despedían los pastores que habían disfrutado de los pastos verdes y frescos de los puertos de Oville durante la época estival y que con la llegada del otoño regresaban a las dehesas del sur. Los pastores, en pago y agradecimiento al pueblo, entregaban varias ovejas y cántaros de vino para realizar una comida en la era con los vecinos del pueblo. Así se preparaban platos como la caldereta, las patatas con carne, el arroz con casquería y la tradicional chanfaina. Parece ser que la denominación de machorras tiene que ver con que, en ocasiones, los pastores entregaban ovejas que "estando en contacto con carnero llevan más de dos años sin concebir".

La chanfaina es un plato popular en muchas regiones de España que está ligado la trashumancia y que se realiza siguiendo distintas recetas. En Oville la chanfaina se prepara principalmente con pan, agua, pimentón, hígado de la oveja, aceite y especias.

Los mozos del pueblo recuperaron esta fiesta de las machorras hacia 1.980 después de que se hubiera perdido a finales de los años 50 cuando los pastores trashumantes dejaron de regresar en los veranos al puerto, haciendo coincidir esta celebración con la festividad en honor a uno de los dos patrones de Oville, San Adriano, el 4 de septiembre.



                                     

2.2. Historia El puerto de Oville

El puerto de Oville se conoce coloquialmente como el Puerto de Fuentes. Llegó a contar con varios corrales y chozos para guardar el ganado. En el siglo XX se tiene constancia e imágenes de al menos el corral de los chinos y el corral de la collada de la piedra. En la actualidad se conserva un corral y uno de los chozos que tras haber sido incendiado involuntariamente por los niños en la década de los años 60 fue convertido en refugio a varios metros del anterior.

                                     

3.1. Geología Las minas de Oville

Los primeros asentamientos de población en el valle de Oville de los que se tiene constancia corresponden a los romanos, interesados en la extracción de hierro y cobre.

También se tiene constancia de la extracción de carbón y de cobre durante el siglo XIX y principios del siglo XX. Desde la década de los 60 hasta 1982 llegó a tener dos canteras a cielo abierto para la extracción de cuarcitas en las zonas conocidas como "tras de la peña" y "Robledo".

Varias fueron las canteras de piedra que se aprovecharon para la construcción de las casas y las iglesias del pueblo, especialmente las de piedra toba calcárea para ornamentación y sillería. Los vecinos de Oville han ejercido desde siglos atrás el oficio de canteros. La ermita construida en honor a Roque de Montpellier en Boñar que data de 1788 está levantada con piedra de Oville y de Barrio de las Ollas, como consta en el archivo parroquial.

En la actualidad se mantiene activa la mina conocida como "mina de Valdecastillo", a cielo abierto, a cargo de la sociedad portuguesa BA Vidrio SA en los terrenos de "Pico del Cuervo" de los que comparten titularidad la Junta Vecinal de Oville y el Ayuntamiento de Boñar con la extracción de cuarcitas que se utilizan como arenas silíceas principalmente para la fabricación de vidrio.

                                     

3.2. Geología Formación Oville

Oville da nombre a una formación geológica que tiene su origen en el Cámbrico Medio con un característico tramo de pizarras verdes con tribolites en la base, alternancia de areniscas frecuentemente glauconíticas, limolitas y pizarras.



                                     

4. Fiestas y patrones

San Pelayo 26 de junio

En el año 2006 los vecinos de Oville con la ayuda del Ayuntamiento de Boñar y el impulso del párroco del pueblo Abel Viñuela reconstruyeron de entre las ruinas la ermita en honor a san Pelayo que databa del siglo XVII y donde se cree que pudieron descansar por algunos días los restos de Pelayo en su traslado hacia Oviedo. Cada año, en torno al 26 de junio, se celebra una romería hasta la ermita que está a varios kilómetros del pueblo para realizar una misa y una comida en su honor.

Santiago Apóstol 25 de julio

El 25 de julio se celebran las fiestas en honor a Santiago Apóstol, patrón de Oville que preside el altar de la iglesia parroquial la que está dedicada y que data del siglo XVII.

San Adriano 4 de septiembre

El 4 de septiembre se celebran las fiestas en honor a San Adriano, patrón también de Oville, y a quien está dedicada la otra iglesia parroquial, junto la celebración de las machorras.



                                     

5.1. Iglesias y ermita de Oville Reconstucción de la iglesia parroquial en honor de san Adriano

La iglesia parroquial en honor a San Adriano y que data de 1.767 fue incendiada y prácticamente derruida durante la guerra civil española en el año 1.937. Los vecinos del pueblo, liderados por el párroco de Oville en aquellos años, Don Carlos Santos Vega, reconstruyeron el templo con trabajo, unión y generosidad como apunta la placa que está instalada en el pórtico de la iglesia desde su reinauguración en 1.982. El 22 de octubre de 1.767 el canónigo de la iglesia de León y visitador nombrado por el obispo de León Antonio Robles de Andrade, sacramentó la pila bautismal, los santos óleos, ornamento y altares laterales, tal y como se recoge en el libro del apeo de la hacienda y de los bienes. Consta de una nave rectangular y un ábside, en planta de cruz latina, de corte románico. La bóveda en piedra de toba, y las paredes encaladas. En el brazo derecho del crucero se encuentra la sacristía. En el brazo izquierdo existió una capilla lateral que no se logró recuperar. El pórtico se haya en el lateral derecho. En el flanco izquierdo, al norte, está el cementerio del pueblo, según la costumbre tradicional cristiana. La espadaña, a diferencia de la espadaña de la iglesia en honor a Santiago Apóstol que fue derribada durante la guerra, se derrumbó en una fuerte tormenta a finales de los años 40 y también hubo de ser reconstruida. Los vecinos de Oville demostraron grandes habilidades para la cantería y los oficios de la construcción seguramente debido a que ya se vieron obligados a reconstruir todo el pueblo tras haber sido también incendiado durante la guerra. Como curiosidad, una de las dos campanas del campanario procede de Vegamián, uno de los pueblos anegados por el embalse del Porma. Varios vecinos junto con el párroco del pueblo se pusieron en contacto con el ingeniero Director de la Confederación Hidrográfica del Duero quien accedió la venta de la campana por el precio simbólico de una peseta que pagó Basilio Coque, monaguillo de la parroquia en aquellos años. La otra campana se trasladó desde el campanario de la otra iglesia de Oville, la iglesia en honor a Santiago Apóstol. Las puertas de la entrada y la veleta fueron cedidas por "Construcciones Guardo" y también provienen de algunos de los pueblos anegados por el embalse. El camino de acceso hasta la iglesia y el cementerio que consistía en losas de piedra fue también asfaltado.

                                     

6. Oville durante la Guerra Civil Española

Oville coincidió entre ambos frentes durante los dos primeros años de la guerra civil española por la importancia estratégica que suponía en las comunicaciones con Asturias. El bando republicano conformó el Frente Norte después de huir de la capital leonesa hacia las montañas instalando líneas defensivas a lo largo de todo el perímetro astur-leonés, mientras el bando sublevado había tomado la capital y acometía desde el sur. Los intensos enfrentamientos y la toma del pueblo por los republicanos obligó a los vecinos a instalarse en localidades cercanas, abandonando a toda prisa sus casas, sus tierras, su ganado y sus pertenencias. En 1.937 divisiones de las tropas sublevadas intensifican sus ataques hasta romper las líneas de defensas republicanas y llegar a Gijón el 21 de octubre. En el caso de Oville, las tropas republicanas en su huida hacia Asturias incendian el pueblo intentando retrasar el avance de los sublevados y el pueblo queda arrasado por las llamas. Tras finalizar la guerra muchos vecinos deciden volver a Oville y reconstruir con esfuerzo y sacrificio de nuevo sus casas, algunos otros inician su vida en localidades vecinas y los más jóvenes construyen casas nuevas. En sus montañas aún se pueden apreciar multitud de fortificaciones, restos de parapetos, trincheras y nidos de ametralladoras junto a restos de munición.

                                     

7. Evolución demográfica

Según el Diccionario Geográfico Universal dedicado la Reina Nuestra Señora publicado en 1831, Oville a ocho leguas de León, contaba con 254 habitantes que se dedicaban principalmente la producción de centeno, legumbres y pastos.

Según el Instituto Nacional de Estadística con referencia al 31 de diciembre de 1.950 Oville contaba con 151 vecinos y 33 viviendas.

Tiene una población de 29 habitantes, 15 hombres y 14 mujeres INE 2009.