ⓘ Graciliano Afonso Naranjo fue un poeta, traductor y teórico de la literatura. Su figura está vinculada al romanticismo en Hispanoamérica y en las Islas Canarias ..

                                     

ⓘ Graciliano Afonso

Graciliano Afonso Naranjo fue un poeta, traductor y teórico de la literatura. Su figura está vinculada al romanticismo en Hispanoamérica y en las Islas Canarias y la heterodoxia.

                                     

1. Biografía

Hijo del pintor Cristóbal Afonso, quien fuera maestro del imaginero Luján Pérez, a una edad temprana se trasladó a Las Palmas de Gran Canaria, en cuyo seminario, bajo la tutela del obispo Tavira, realizará sus estudios, que terminará en Alcalá de Henares, donde se doctora en Leyes.

Obtiene la canonjía doctoral la Catedral y pronto cobrará protagonismo en los asuntos de la Diócesis de Canarias y de la Isla.

Elegido diputado a Cortes en el trienio liberal, defenderá los intereses de la Diócesis de Canarias frente a los de La Laguna, actitud que le enfrentaba a los hermanos Bencomo. Fracasado el periodo constitucional con la llegada de los Cien Mil Hijos de San Luis, el doctoral será declarado reo de lesa majestad y condenado a muerte. Emprende el camino del exilio, que lo lleva en diversas fases a Cumaná, Puerto Rico y Trinidad de Barlovento. En Venezuela, conocerá a José Tadeo Monagas y comenzará a fraguar un discurso sobre la emancipación.

Tras la muerte del rey Fernando VII de España, será amnistiado y regresará a Canarias, donde se reintegrará a su plaza en la Catedral y se dedicará la enseñanza. Destacará por su papel en las epidemias del cólera morbo que sufrió la ciudad de Las Palmas de Gran Canaria, junto con el obispo Codina véase: Pandemias de cólera en España.

                                     

2. Obra

Graciliano Afonso desarrolla su actividad literaria en diversas vertientes. La primera obra de Graciliano Afonso define muy a las claras su talante liberal; se trata de un "Poema mal comportamiento de algunos de sus paisanos en la defensa que hizo Santa Cruz contra el almirante Nelson" 1797.

Si bien gran parte de su obra se encuentra manuscrita y se conserva, en su práctica totalidad, en el Museo Canario, las producciones que vieron la luz definen el tránsito hacia el romanticismo del autor y su preferencia por la tradición clásica. Así, el primer libro poético que se imprimió en Puerto Rico, en 1838, se inserta en la poesía anacreóntica: se trata de El beso de Abibina, acompañado por una traducción de las odas de Anacreonte y Los amores de Leandro y Hero, de Museo.

Antes de su regreso a Canarias, publicará el poema "la muerte de Fernando VII" y, en las Islas, El sepulcro y la capilla de Cairasco 1840, en el que confiesa su filiación al primero de los poetas canarios, y la oda Colón 1840, dedicada a Bartolomé Martínez de Escobar, en la que se realiza la primera acusación directa contra el conquistador; discurso que se verá reforzado en El juicio de Dios o la reina Ico 1841. Además de algunas composiciones poéticas de índole circunstancial, la obra sin duda que ejerció una influencia determinante en la literatura de las Islas es la Oda al Teide, obra poética que comenzará a escribir en la bahía de Tenerife en el periodo de cuarentena y que no verá la luz hasta 1853, junto con otras tres composiciones más que son reflejo de su trayectoria poética: dos poemas breves "A Solina" y "El espejo de Solina", ambas de la época de su exilio; dos leyendas canarias "Las hojas de la encina o San Diego del Monte" y "Zebensayas", muy al gusto de la época gracias al propio Afonso y la efímera publicación La Aurora. La Oda viene precedida de una "Advertencia preliminar que supone el primer tiento teórico sobre la literatura canaria. Se trata de un texto escrito a posteriori, probablemente con vistas la publicación del libro. En ella hace un recorrido por la poesía de las Islas y establece una suerte de poética.

El resto de su obra impresa está dedicado la traducción: obras de Alexander Pope El ensayo sobre la crítica 1840 y El rizo robado 1851; Virgilio la Eneida, traducido en verso endecasílabo 1854, y el volumen Noticias sobre P. Virgilio Marón y traducción en verso de sus diez églogas 1855 y Horacio Tratado del arte poética dirigida a los pisones 1856; todas ellas responden la necesidad de ilustrar la juventud canaria en un contexto de pobreza y de alto grado de analfabetismo como el que se vivía en Canarias durante el siglo XIX.